miércoles, 4 de noviembre de 2015

Cambiar

Cambios que te mantienen y recambios que te desmontan. Cambiante como la superficie de un lago y, en cambio, rutinario, transcurren mis días últimamente.

Todo cambia para que nada cambie. Mucho de lo que desaparece de nuestro alrededor debería mantenerse, y muchas de las cosas que mantenemos, cambiando y traicionando nuestros sentimientos, deberían desaparecer sin dejar ni el rastro de un recuerdo.

El mar cambiante siempre es el mismo, pero no es igual... Me cambia la sonrisa, me cambia la expresión, me cambio de ropa, pero sigo siendo yo, el mismo pero diferente. Y no volveré a ser el mismo, porque no he dejado de serlo en ningún momento, por mucho que me intenten cambiar.

Archivo de la bitácora