lunes, 2 de noviembre de 2015

Llorando lluvia

Llora el cielo y dentro de mi cuerpo, mi mente sonríe.

Llueve copiosamente, nacen por sorpresa ríos en esquinas insospechadas, lagos que inundan los bordillos y anegan cruces surgen espontáneamente. Pero en mi cabeza impermeable, sonrío.

Sonrío al frescor del agua que limpia el cielo y friega el suelo de las calles. Feliz amanece el gris del día, y feliz está mi pensamiento. Feliz de mojarse sin preocupación al saltar sobre los charcos, de empaparse los pies y despreocuparse de secarlos.

Lloros de felicidad con lágrimas de recuerdos, fundidas con alegres chorretones de agua de nubes.
Publicar un comentario

Archivo de la bitácora