martes, 1 de diciembre de 2015

Un Diciembre más

Y tras la gloriosa rendición de Noviembre, llegó triunfante Diciembre con su promesa de renovación, de año finado y viejas tradiciones...

Otro año más volveremos a juntarnos las personas queridas para recordar a quienes ya no pueden sentarse a la mesa. Otro año más llegarán las acaloradas conversaciones, los buenos deseos y propósitos, las bandejas de turrón y los compromisos aparentemente inevitables.

Como cada año, el obligado repaso a los hitos alcanzados, a las metas que se mantienen fijas en el horizonte, el balance de nuestras acciones... Creo que éste ha sido un buen año para mi, a pesar de alguna cosilla suelta; bueno para mi crecimiento personal, para afianzar mi independencia y mis lazos emocionales, para incrementar mis capacidades y superar mis limitaciones.

Los cambios se han ido sucediendo imperceptiblemente, las debilidades han mutado en fortalezas, y las barreras continúan su proceso de desaparición. Como los últimos años, no pido nada al futuro año, salvo que el Kharma sea benévolo y mis acciones y palabras sean justas y alegres. Seguiré feliz mi senda, por las bifurcaciones que me marque el destino, intentando elegir con sabiduría y aceptando las enseñanzas de mis errores.

Quizás, con un poco de suerte, pueda seguir soltando mis impulsos neuronales sobre éstos pulsos electromagnéticos que tienen apariencia de letras.

Archivo de la bitácora