miércoles, 13 de enero de 2016

Batallitas

Una nueva batalla se perfila en el horizonte de los sentimientos. Un nuevo territorio abierto frente a nuestras fronteras que antes ni siquiera se vislumbraba. Se afilan de nuevo las armas, se engrasa el mecanismo de un ejército compuesto por experiencias anteriores y nuevos riesgos que asumir.

Merece la pena perder en mil combates contra impenetrables escudos, si al final hay una única victoria sobre las sábanas del campo de batalla, en la que quede nuestro estandarte ondeando sobre el enemigo vencido.

Saciaremos nuestra hambre de gloria mientras nos dure el sentimiento de victoria. Y volveremos a revisar nuestras lindes, en busca de otra conquista, cuando nos acostumbremos a recorrer los caminos de nuestro último territorio.

Archivo de la bitácora