lunes, 11 de enero de 2016

Rebobinado

Rebobinado me siento, volviendo a la oficina, a la rutina alicantina y a sentarme frente a la pantalla 8 horas al menos.

Rebobinar, un verbo en analógico desuso gracias a la era digital en que nos movemos. Volver al origen, a los comienzos, preparar de nuevo para su nueva reproducción. ¿Qué significado le darán las generaciones venideras? ¿Lo usarán para denominar drogas o comportamientos?

Me siento más bobino que nunca escribiendo esto, creo que he perdido práctica con la prosodia, a ver si éste año me pongo en forma con las letras y las hojas blancas (y con el monigoteo, claro).

Archivo de la bitácora