miércoles, 24 de febrero de 2016

Febrero florido

El cambio climático anda desbocado últimamente, a pesar de los placeres de disfrutar de las terrazas de los bares durante todo el año, esto no puede traer nada bueno a medio y largo plazo. Los olivos del jardín de mi curro ya tienen flores en prácticamente todas las ramas, así que la temporada de alergias vendrá pegando fuerte desde prácticamente ya.

Hay un pino de apenas un par de metros que tiene flores de color morado oscuro en las ramitas que más sol reciben. Me parece increíble descubrir que, de joven que es, aún tiene el tronco cubierto de agujas aún verdes, como si más que un tronco fuera aún una rama algo más gruesa que las demás. Es afortunado de estar aislado del resto de pinos, porque la mayoría tienen nidos de orugas, que llevan ya un par de semanas fuera de sus capullos y comienzan a desfilar anticipándose a la Semana Santa.

Las flores del hibisco, que en número reducido se han mantenido orgullosas todo el invierno, comienzan ahora a desplegarse y planear nuevos emplazamientos para sus retoños. Estiran sus ramas en todas direcciones y abren una exuberante copa roja ante las miradas de las abejas.

Hace 2 semanas me sorprendió comprobar que todos los cactus del Palmeral estaban en flor, más o menos llamativas, de mayor o menor tamaño, ahí estaban, coronando las espinas y sorteando los pinchos. Engalanando al más arisco y suavizando al más puntiagudo.

Que no nos sorprenda si el próximo verano es el más caluroso desde que se tienen datos. Si las sequías se van a generalizar y extender, tanto en el tiempo como en la distancia, no dudéis que costará más comprar agua que gasolina. Cuando haya la mitad de productos en el supermercado a cuatro veces su precio actual porque resulta que ya casi no quedan abejas, ¿qué vais a hacer con vuestros smartphones y sus infinitas aplicaciones? ¿Pondréis en el Caralibro lo indignados que estáis con los gobiernos del cambio? ¿Seguiréis quejándoos porque la gasolina está barata pero los atascos se hacen más largos y los precios del resto de cosas aumentan sin parar?

Eso pensaba yo...
Publicar un comentario

Archivo de la bitácora