miércoles, 3 de febrero de 2016

Recordando

Últimamente me acuerdo en bastantes ocasiones de ciertas cosas de mi infancia, libros de cuentos que releía una y otra vez, juguetes que me acompañaban en mis fantasías y juegos de construcciones que llenaban el hueco de la soledad.

No sé si es nostalgia, porque aparte de recordar de forma vaga la silueta de un cuento, o cómo me sentía cuando montaba piezas de Lego hasta formar una nave espacial, no me emociona particularmente. No remueve los sentimientos de añoranza como debiera, pero me sirve para poner ciertos puntos en una imaginaria línea temporal de mi vida.

Recuerdo ayudar a mi madre a buscar las llaves un día, con mi hermana montada en el carrito y casi listos para salir a pasear, seguramente a casa de mi abuela. Recuerdo lo que me gustaba pasar el fin de semana en la antigua casa que tenía mi familia en la plaza del pueblo, no tengo muy claros los detalles de cómo se repartían las habitaciones, pero sí recuerdo con claridad que al no tener baño había que salir a un corral a hacer pis o caca, que había una chimenea enorme en el salón comedor, y que una vez confundí un ascua de la lumbre con una patata asada...

Recuerdos que nos evitan caer en la locura, o que nos dirigen hacia ella de manera imperceptible.

Archivo de la bitácora