martes, 2 de febrero de 2016

Tener todo

Se dice que no se puede tener todo en la vida, incluso puede que sea cierto, pero no creo que sea realmente importante disfrutar todas y cada una de las facetas de la vida, poseer cada objeto diferente que se ha fabricado o manufacturado, ni siquiera haber visitado todos esos lugares idílicos del globo terráqueo.

Esto viene a cuento de los días libres y vacaciones que tengo, y de éste tuit de BiciYJazz , gran ciclista urbano y mejor persona. ¿Podría utilizar mis días libres y vacaciones para descansar y a la vez pedalear en diferentes ciclomarchas? Seguramente no simultáneamente, porque al trabajar en Alicante los desplazamientos me impedirían descansar adecuadamente, y aún consiguiendo unos días de teletrabajo para poder estar más cerca de las convocatorias, sería una paliza interesante.

Sería tan bonito poder hacer mi trabajo a distancia, de forma permanente... Podría ir moviéndome por la geografía siguiendo los vuelos de los pájaros o los caminos de las nubes, estableciendo mi residencia donde las estrellas no dejan ver el cielo oscuro de la noche, o conectándome en remoto a un servidor de México desde la fresca sombra de un árbol en alguna terraza de cualquier bar.

En principio tengo trabajo aquí hasta Abril, pero que se va a prolongar otro año es casi seguro. Parece que mis superiores están contentos con cómo desempeño mi trabajo, con la forma de resolver las tareas que me van encargando, así que tal vez sería interesante ir moviendo la posibilidad de teletrabajar. A mi consultora no creo que le importe lo más mínimo, mientras les pase mi parte de horas y no tengan quejas de nadie; mis jefes directos, como decía, parecen conformes con mi desempeño profesional (y aquí estoy escribiendo esto en horario laboral); los usuarios podrían poner alguna pega por no poder explicarme ciertas cosas en persona; y mis amistades alicantinas... me fastidiaría perder el contacto con algunas personas, gente que poco a poco han ido haciéndose un hueco en mi corazón, en mi vida, personas que me dejan estar en sus vidas de una forma que me sorprendió en mi cumpleaños, que me emociona saber día a día que están ahí aunque las vea poco.

Como decía, no se puede tener todo, pero tampoco importa demasiado, hay que ir adaptándose paulatinamente a lo que nos depara la vida, saber aceptar las limitaciones y conocer las fortalezas individuales, ampliar los círculos de amistades y los puntos de vista, y con todo eso intentar ser feliz.

Archivo de la bitácora