martes, 8 de marzo de 2016

Rutinas caóticas

Volviendo a casa, guardando la piel del frío húmedo del Mediterráneo, me vienen de vez en cuando ideas, pensamientos aleatorios que surgen de algún lugar desconocido en el fondo de mi mente, se entremezclan con otro que ya venía rondándome, y desaparecen de nuevo dejándome una sensación de mareo, una suerte de desorientación mental que me rondará hasta que la ponga en un papel.

¿Qué mueca se esconde bajo la careta que hay debajo de la máscara? ¿Es necesario que por dentro el payaso llore de tristeza para que el púbico pueda sonreír? ¿Cuántas víctimas habría si descarrila nuestro tren de pensamiento?

Pensamientos que vienen del caos de neuronas que forman el cerebro, revolotean alegremente un rato, y desaparecen en el horizonte del razonamiento tras picotear con ansia la idea que ocupaba el espacio.

Y así, día tras día, y van ya...
Publicar un comentario

Archivo de la bitácora