martes, 16 de agosto de 2016

Corral bici

Como comenté el otro día en Tuiter, y me recordó @elencita_ , hoy despotricaré sobre los corrales bici, ésas infraestructuras que llenan titulares como si fueran la panacea que esperaba la bicicleta en las ciudades. Y ni mucho menos.

La falsa sensación de seguridad que dan los corrales bici se convierte en la excusa perfecta para no pedalear por el lugar natural de la bicicleta: la calzada. Como si fueran a poner CB por todas las calles de la ciudad, o al menos, desde la puerta de cada particular hasta su destino habitual. Inviable se mire por donde se mire. Comenzaba hablando de "falsa seguridad", porque se vuelve uno dependiente del asfalto colorido del CB, y al llegar a los cruces nos creemos con la potestad de cruzarlo, como si fuéramos los únicos con derecho a circular (sospechosamente parecido al pensamiento motorizado, ¿no?).

Sumemos a los cruces la presencia de peatones paseando al perro cometa, la mala conservación general del CB, o incluso otros ciclistas o patinadores que van con miedo y poca seguridad. Es una gymkana digna de cualquier concurso de TV.

Luego están todos los comentarios despectivos hacia la bici, mediante mención al corral bici: "vete al CB y deja de molestar" suele ser el más habitual. Y muchos ciclistas lo defienden a capa y espada, porque quizás no se han atrevido a bajar a la calzada, o porque el lobby motorizado les ha fraguado el miedo en el cerebro, que también puede ser.

Y ojo, que puede que sea un buen lugar para iniciarse con los pedales o los patines, pero que luego justifiquen el "desembolso" intentando obligar a los ciclistas que ya circulan por la calzada a entrar en el CB con las piruletas azules, la famosa señal R407... pues por ahí no paso, ni yo ni muchas ciclistas. Y como quien no quiere la cosa, el otro día se me ocurrió que todo ciclista más o menos habituado a rodar por las calles, lleva una bolsita con herramientas que, llegado el caso, pueden desmontar una señal... No quiero dar ideas...

Sigan pedaleando, pero recuerden, fuera del Corral Bici hay un mundo esperando ser conquistado a pedaladas.

Archivo de la bitácora