lunes, 10 de julio de 2017

No comprendo

Así me encuentro, no entiendo nada. Estoy inundado de incomprensión y no parece haber ningún servicio de fontanería de guardia. Os pongo en situación mientras os ponéis cómodxs...

Allá por navidad, pedí en mi trabajo el traslado a Madrid, por aquello de llevar 2 años fuera y empezar a tener morriña. También porque la empresa tiene sede en Las Rozas y, quieras que no, mientras no tenga que ir físicamente al cliente (en Sabadell), el trabajo lo puedo seguir haciendo desde una sede u otra.

Mi $boss lo escala, se solicitan los pertinentes permisos de acceso, se me asigna un sitio, y allá que me fui una semana, a modo de prueba, mientras formaba en el día a día a un nuevo compañero, contratado directamente en Madrid (primer mosqueo). A mi vuelta en Sant Cugat/Sabadell, yo iba preguntando ocasionalmente por el tema del traslado, y "todo sigue su curso, tú tranquilo", me dicen un día que tengo que hablar con la consultora (segundo mosqueo).

Con ésas, una semana antes de irme de vacaciones (y cuatro meses después de empezar a mover el traslado), me dicen que se ha denegado el traslado en última instancia, y que "a lo mejor después del verano podemos volver a intentarlo" (tercer mosqueo). Como me largaba al otro lado del Atlántico a ver a la familia, no quería hacerme mala sangre, así que a mi vuelta...

Volví a hablar con la consultora: esto viene de un aumento de salario que no se me dió, las condiciones han cambiado y llevo dos años fuera. Había traslado y ahora no lo hay, así que... Como ya me respondieron que de la subida de sueldo me fuera olvidando, ahí ya el rebote salió del todo: vale, pues el día menos pensado, lo que os voy a decir es que largo, y ahí sí que no váis a poder hacer ya nada. Silencio tenso. "Bueno... tampoco queremos llegar a eso, que nosotros y el cliente estamos contentos con tu trabajo y queremos que te quedes".

Claro, como si yo estuviera tirando confeti de la alegría desbordada.

De esto hace ya un mes. Ahora viene el remate... Seguid leyendo...

Según el calendario de turnos, la última semana de Junio y la primera de Julio, me tocaba ir al cliente, con plus de guardia en la primera de las mencionadas semanas, y el Turno del Dolor en la segunda. Llamadas por temas que ni deberíamos tratar aparte, el lunes 3 de Julio hubo un pollo de tres pares con una aplicación critiquérrima, que me pilló de lleno, y que me tuvo 4 horas pegado a la silla sin poder ni ir al WC. Pues a 20 minutos de salir, me dice mi $boss que el resto de semana no voy al cliente y que el turno, por tanto, se cambia. Esto implica que, en vez de tener horario de 7:00 a 15:00, pasaba a tenerlo de 8:00 a 17:00 (o de 9:00 a 18:00), y que en vez de ir en Rodalies, tenía que ir en coche... (cuarto mosqueo, vamos a por el repóquer)

El martes, hablando con él sobre el tema del cambio de turnos, me comentó que el cliente no me quiere allí. ¿Os imagináis la cara que le puse? "Es que no te vieron implicado durante la crisis". No me lo puedo creer... me lo como de entrada yo sólo (porque aún no había más compañeros conectados), me paso 4 horas de agobio con 3 ó 4 jefecillos preguntando con insistencia, y resulta que es que les ha sentado mal que, en el chat de crisis, pusiera que aprovechaba ir al wc para fumar. ¡Coño! Con otro compañero ya en el "fregao", y sabiendo ya con seguridad que el fallo estaba en otro lado...

Al rato, nuestro $boss publica los calendarios de Agosto y Septiembre. A mi no me toca ni un sólo turno en el cliente (¡¡REPÓQUER!!). Boquiabierto como si fuera a tragarme una morsa sin masticar, lo comenté con la consultora. Nadie me puede explicar porqué se me niega un traslado "por necesidades del cliente", y cuando tengo que ir a la sede del cliente es éste quien no me quiere allí...

Y no, Google tampoco me sabe decir porqué.

martes, 4 de julio de 2017

Quemazón estival

No quiero concretar porqué estoy quemado, quien habla conmigo con más o menos frecuencia lo debe saber ya. El caso es que ha sido un repente, un arrebato momentáneo, el que me ha terminado empujando a una acción que llevaba tiempo rondándome la mente: me he cortado el pelo. Concretamente el de la cabeza (la barba la he recortado un poco pero no descarto afeitarla completamente).

La verdad es que hace 3 semanas, en plena ola de calor, fue cuando me decidí. Guardé silencio hasta ver las caras de Neni, de mi madre y mi abuela. Fue viéndome gente, y hasta ahora no lo he dicho públicamente, pero creo que toca una temporada de pelo corto... por ahorrar en champú y en tiempo de peinado, principalmente.

martes, 23 de mayo de 2017

Viajero familiar

Hace más de un mes que volví de mis vacaciones en Chile, poco más de 10 días pasados en compañía de (quién iba a decírmelo hace 10 años) mi hermana y su familia. Pude disfrutar como un enano de mis sobris: Mario y sus 6 años, Lucía y sus escasos 5 meses.

Me ha sorprendido muy gratamente estar en su casa, disfrutar de la calidez de un hogar construído con mucho cariño, y de las visitas acompañando a mi hermana en lugares en los que otrora estuve caminando en otras compañías.

Redescubrir la populosa y contaminada ciudad de Santiago de Chile, en ésta ocasión desde dentro de un coche, o acompañado por pequeñas personas a las que cuidar y animar. Compartir un café con mi hermana, con quien no hace tanto me llevaba a rabiar, y descubrir que nos queremos más de lo que nos gusta aceptar. Charlar con mi cuñado de temas laborales, sin tener que estar de acuerdo en todo, pero con ése respeto ganado a través del tiempo y la confianza.

Qué decir de la sonrisa de la pequeña, sin un sólo atisbo dental, pero con una luminosidad que hace honor a su nombre. Qué obviar de la alegría del mayor, con sus inquietudes en forma de pregunta y sus observaciones en forma de comentarios.

Pasear. Dibujar y leer con Mario, descubrir que crecen más rápido de lo que a primera vista parece, no sólo por fuera, si no también por dentro de sus cabecitas. Aprender con ellos a jugar de nuevo, a buscar otras formas de hacer las cosas, o cómo una simple pregunta me ha hecho plantearme a mi mismo (y mis inseguridades). Promesas de futuras visitas, dejar de fumar, leer juntos de nuevo...

Aún no ha aterrizado el avión y ya les estoy echando de menos. Aún ésta entrada es un mero borrador, y ya tengo necesidad de volver a achuchar a todxs...

viernes, 31 de marzo de 2017

Porque puedo

Doscientas entradas de temas variados, estados de ánimo, recomendaciones para lectores inquietos, tontunas a carretadas... Lo que me venga a la cabeza y sea capaz de pasarlo vía teclado a palabras más o menos coherentes, de eso escribo. Lo hago porque me apetece, porque me sirve para liberar tensión mental, para relajarme, por sacarme una idea idiota que siento la necesidad de compartir, pero sobre todo porque puedo.

Porque me paso el día delante de un teclado, y eso siempre deja la posibilidad de escribir algo ajeno a los quehaceres del trabajo. No quiero decir que por escribir en el blog deje de hacer mis tareas, pero sí que me facilita el plantear un borrador rápido, anotar alguna cosa y esperar a que madure o sea descartada definitivamente en medio de algún documento archivado. Es el equivalente a llevar una libreta y un lapicero en el bolsillo de nuestros antecesores.

Puedo porque vivo en un "país desarrollado", sobretodo en mostrar descaradamente el rostro más salvaje de la sociedad capitalista y, sin dejar de sonreir a la cámara, pasar de un atentado en vaya usted a saber dónde a la gala benéfica con alguna estrella del deporte entre los invitados... Seguramente no podría hacerlo con la libertad que disfruto si hubiera nacido en Palestina, o si fuera una mujer mapuche, o si tuviera que estar cosiendo ropa para el señor Amancio Ortega en algún cobertizo de Bangladesh desde los 10 años...

Puedo escribir cuando me apetece, puedo ir puliendo una idea y terminar escribiendo algo completamente distinto a cuando me cruzó la cabeza. Puedo porque tuve buenas profesoras en el colegio, que no sólo dictaban, si no que se preocupaban porque aprendiéramos a leer anticipando por el rabillo del ojo la palabra que venía a continuación, a pronunciar bien la frase que leíamos y sobre el resto, a entender lo que estaba, negro sobre blanco, ante nuestros absorbentes cerebros. Valgan éstas humildes líneas para agradecer a Mirta, Alicia, Lola, Cristina, a todas las maestras, desde Malena (que ya en parvulario nos enseñó las letras y a leer las primeras frases), a todas ésas profesoras que me enseñaron y acompañaron a lo largo de mis años de estudiante: GRACIAS.

miércoles, 29 de marzo de 2017

Casi casi

Casi 200 entradas, casi viernes, casi ha terminado el mes, casi estoy de vacaciones...

Casi no tengo ganas de nada últimamente, casi ni como, casi ni duermo, casi ni me preocupo por nada. Casi me sentía de nuevo en casa, casi notaba las caricias al acostarnos en nuestra cama juntas...

Casi he controlado la mala virgen, y casi ni recuerdo a mi gruñón interior. Casi he dejado de exagerar y casi he dejado de mentirme. Casi dejé de vivir, pero casi nada dejó de tener un sentido para mi. Casi cometí locuras, casi dejé de cometerlas por corduras ajenas. Casi no nos queda tiempo, casi tenemos la eternidad por delante.

Casi he llegado al final de ésta entrada, casi... ¿seguiremos otro día?

martes, 28 de marzo de 2017

Espejo reflejado

Los espejos no reflejan la realidad, la deforman según nuestro cerebro quiera ver el resto de la realidad. Pero ¿qué pasa cuando el mismo espejo te devuelve la mirada en una transición de sensaciones y sentimientos, justo cuando pasamos de un estado de ánimo a otro diferente?

¿Qué es lo que ven los ojos del otro lado, qué pensamientos le surcan la cabeza mientras nos observa? Hay días en que miro sin ver a ése desconocido que me devuelve una ojeada suspicaz, hay días que busco un atisbo de reconocimiento o aprobación en su mirada y lo único que veo es el infinito. Hay días en que ni siquiera me importa cómo me veo, o cómo me pueden ver los demás, y por el chochillo del ojo veo mis propios reflejos buscándome.

Al otro lado del espejo siempre parece hacer mejor tiempo, siempre parece todo más fácil. Otra trampa de la pulida superficie del cristal, ésas dos dimensiones que atraparon al general Zod (cuyo predecesor fue el reflejo del agua que provocó que Narciso se ahogara), devuelven una mirada calmada, fría y calculadora, observan con interés científico el momento en que nos sustituyan... O a lo mejor su vida es símplemente mejor en el otro lado del vidrio y lo de antes paranoias mías...

jueves, 23 de marzo de 2017

Taciturna melancolía

Se comienza a notar el aumento de horas de Sol, la llegada de la primavera y las ganas de desembarazarse de las legañas invernales para salir y sentir el viento. Estar en la calle ya no es sinónimo de helarse de frío, y comienza a ser imperativo hacer el cambio de ropa, sacar del armario las prendas veraniegas y empezar a empaquetar los abrigos.

Para mi siempre ha sido una época regulera, la astenia primaveral se hace fuerte en mi interior desde mi infancia, y ahí sigue acompañándome en los cambios estacionales. Voy camino de mi segundo año fuera de Madrid (salvo por las visitas de fin de semana y algún período de teletrabajo), y en ésta ocasión el bajón está siendo de los duros. La posibilidad de traslado a las oficinas de Las Rozas se ha paralizado, y ha marcado un poco más el vinagre en mi carácter.

No me gusta sentirme así, llevo un par de días en que me cuesta sonreír, y ni siquiera mi próximo viaje a Chile me anima... Ésta tarde cuando salga del trabajo me voy a Vallekas, a dormir en mi cama, con un abrazo lleno de calida ternura esperándome...

miércoles, 8 de marzo de 2017

Mujeres diarias

Hoy es 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, y es una pena enorme tener que "celebrar" un día para vosotras, mujeres en plural. Es una lástima vivir en una sociedad con el cerebro encallecido de noticias de feminicidios, costra auditiva provocada por los desinformadores que aún siguen definiendo el feminismo, con sus sesudas corbatas y sus huevazos colganderos.

Es triste revisarse y ver que el falocentrismo heterosexual ha causado estragos en la educación de niños y niñas: a unos les hace creer que el mundo es suyo aunque no tengan nada a su favor, mientras que a otras les mina la confianza y las carga de dudas y culpas para impedirles ver que son capaces de hacer cualquier cosa que se propongan. Machotes y princesitas, eso es lo que se viene perpetuando desde hace demasiadas generaciones.

Ojalá, y lo digo completamente en serio, en un futuro cercano, mis sobrinas no tengan que aguantar machiruladas de nadie, que quien tenga cualquier atisbo de machismo en su lenguaje o en su actitud sea repudiado y recriminado por hombres y mujeres indistintamente. Ojalá que no tengan que "celebrar" un día al año con el recuerdo de las víctimas, de quienes no pudieron o no supieron hacer más por salvarse, que no sigan escuchando excusas para el asesino y culpas para las muertas.

Espero que crezcan en una sociedad que las ha educado libres, fuertes, independientes y valientes, críticas y felices, eso es lo que quiero para ellas y lo que quiero para todas vosotras, Que viváis vuestras vidas de la forma que mejor os parezca, sin que nadie os pueda recriminar vestir como os plazca, sin que tengáis que aguantar opiniones que no habéis pedido ni caminar con miedo por la calle.

Pues eso, que "feliz" 8 de Marzo, pero #NiUnaMenos #VivasNosQueremos

martes, 7 de marzo de 2017

Vueltas rozadas

Las vueltas del planeta y de la vida me han traído ésta semana a Las Rozas, a probar si mi puesto en el proyecto se puede mantener en la distancia. También a enseñar el negocio al nuevo, un mozalbete de 50 años que parece venir ya curtido de casa.

El traslado es temporal, la semana que viene me vuelvo a Terrassa para hacer el turno de tarde en Sabadell, pero las negociaciones sobre el cambio definitivo de ubicación parecen avanzar a buen ritmo, y pronto tendremos novedades novedosas sobre el tema de mi vuelta a Vallekas. Y sobre mi próximo viaje a Santiago de Chile para visitar a mi hermana y sobris, pero esto tendrá que esperar a después de Semana Santa, ya os voy avisando.

Así que estoy combinando el Cercanías con la Kalimotxera (mi primera bici, una BH California X3),que es la bici más pequeña que tengo, y dado el volumen de pasajeros del tren, demasiado grande sigue siendo... Al final terminaré por comprarme una plegable, aunque me fastidia no haberlo hecho antes, con lo de moda que están por Barcelona las Brompton... Ni me planteo venir con la Gorgona, que lleva unos días aparcada, y se tirará mucho más seguramente si sale bien el traslado.

Hasta la próxima entrada en vuestra bitácora amiga, sigan pedaleando.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Empezando Marzo

Arranca el primer mes del año según los romano, el mes del Dios de la Guerra, empieza Marzo y lo hace cargado de novedades para mi futuro. A la gente que no sois yo no suelen gustarle los spoilers, pero si estáis leyendo esto, es muy posible que tampoco os afecte demasiado en vuestro devenir...

Al turrón y con tó'lo gordo: es muy probable que vuelva a Madrid en breve, manteniendo el puesto en el proyecto, pero trasladando mi "oficina" a la sede de Harry Potter en Las Rozas. De momento estaré la semana próxima, mientras se tramitan mis tarjetas de acceso y se terminan las negociaciones entre $Boss y $Superboss (y entre éste último y mi charcutera). Podré volver a casa cada noche a dormir :D

También tengo que decir que es algo que llevo hablando con mi $Boss desde hace tiempo, intentando desde un montón de ángulos que cediera, que viera mi punto de vista (y de algún otro compi de curro). Parece que, si no la insistencia, o la viabilidad del cambio, o quizás alguno de mis absurdos argumentos a favor de ciertas tendencias políticas, o algún conocimiento sobre armamento ligero, o tácticas efectivas de demolición de edificios... no sé en qué conversación surgió el comentario que me dio lo que pretendía, pero ahora mismo, me la bufa bastante. Sólo puedo estar contento por volver, aunque aún no sé cuándo será definitivo.

Total, que aprovecho que la semana que viene me toca one more time estar de guardia, pero currando en Madrid, ésta misma tarde al salir del curro en Sant Cugat, me bajo a toda Gorgona a Vallekas, a dormir con mi amorcito, a sentir los abrazos y la piel largamente suspirados...

Eso me lleva a mi siguiente meta, a mi próximo hito a alcanzar. Pero basta de spoilers, en la próxima entrada bitacoril, quizás, os cuente más. O no. No sé ni qué voy a comer hoy, como para saber cuándo volveré a hablar del tema de mi futuro.

Archivo de la bitácora