sábado, 15 de febrero de 2014

Lecturas (I)

He leído bastante en los últimos meses: novela, cómics, medios digitales, botes de champú... Hoy voy a desvariar sobre una saga de fantasía en tono de humor: "Mundodisco", de Terry Pratchett.

Como dice su entrada en la Wikipedia: "Se trata de un mundo plano, sostenido por cuatro elefantes que, a su vez, se apoyan en el caparazón de Gran A'Tuin, la tortuga estelar. El escenario es medieval fantástico, aunque algunas partes del mundo están ambientadas en la era victoriana a lo largo de la serie."

El humor, que roza lo absurdo en muchas ocasiones, es una constante que hábilmente se entrelaza con historias de amor, intriga, drama y aventura. Hay personajes que se van repitiendo a lo largo de los distintos arcos argumentales, según se trate de un relato acerca de los magos, las brujas, la Guardia Nocturna, o La Muerte (mi personaje preferido).

La Muerte es una representación antropomórfica de un concepto tan antiguo como el mismo Mundodisco, se le localiza enseguida porque siempre habla en mayúsculas, y se le coge cariño por su incapacidad para comprender conceptos humanos básicos, tales como amar, perdonar, olvidar o fingir que algo no está ahí. Se ha despreocupado varias veces de sus obligaciones: bien contratando un becario (Mort), bien por circunstancias ajenas a él, pero siempre regresa, como Fin Último que es, para realizar la cosecha.

Las brujas, Yaya Ceravieja, Tata Ogg y Magrat Ajostiernos, se enfrentan a varios arcos argumentales usando la "cabezología", o el sentido común, para salir victoriosas de situaciones bastante peculiares. Ojo, que también saben usar la magia, pero eso suele ser el camino fácil.

Los magos, con Rincewind como personaje más o menos importante (pero muy, muy cobarde), vienen a ser una panda de viejos trofollos que, absurdamente, lo que menos hacen es magia: comidas 7 veces al día, argumentos inverosímiles, divagaciones absurdas... Por poner un par de ejemplos: Rincewind sólo sabe un conjuro, pero es uno de los 8 más poderosos del Disco y nadie sabe realmente qué pasaría si lo pronunciara; y el bibliotecario de la Universidad Invisible (donde se forma a todos los magos del Mundodisco), es un simio, concretamente un orangután, por culpa de un accidente con la magia acumulada en los libros de la biblioteca.

Su lectura es rápida y amena, por lo que es altamente recomendable leer, al menos, los 2 primeros volúmenes ("El color de la magia" y "La luz fantástica") de los 40 que componen, de momento, el universo particular de Pratchett. También recomiendo "Buenos presagios", escrito a medias con Neil Gaiman, pero no tiene nada que ver con el disco ni sus habitantes.
Publicar un comentario

Archivo de la bitácora