viernes, 21 de febrero de 2014

Lecturas (II)

Gracias a la editorial ECC, que se han atrevido a reeditar una de las obras más conocidas de Neil Gaiman, si no la que más. Gracias, además, por hacerlo con una edición cuidada, repartida en 10 tomos (de los que llevan publicados 6), y que incluyen portafolios de grandes dibujantes dando su versión de los personajes, textos, e incluso un storyboard de uno de los números recopilados con anotaciones.

Para los menos avezados, hoy voy a escribir sobre "Sandman". No me voy a tirar el pisto de conocerla a fondo, ni mucho menos. De hecho, mi primer contacto fue a través de algunos de los tomos que publicó Ediciones Zinco, y que me prestó un amigo. Había un arco argumental ("A game of you"), que iría hacia la mitad de la saga, y algún número más suelto del final, con lo que desconocía muchas cosas de la obra.

En cualquier caso, me animé a comprar la reedición, y a devorarla (no literalmente), recordando mis buenos tiempos de lector zombie de cómics. El tiempo medio de duración de lectura por tomo es inferior a 2 horas (sin contar el material que ha incluído la editorial), por lo que suelo quedarme con ganas de más en cuanto he acabado el último tomo leído. Empecé comprándome 3 del tirón, y me ha tocado esperar (y desesperar) con ansia la salida del siguiente.

"Sandman" cuenta la "vida" de Sueño (o Morfeo, u Oneiros, o...) desde que a principios del s.XX lo atrapara un brujo, que recuerda mucho a Aleister Crowley, cuando pretendía atrapar a Muerte, la hermana mayor de Morfeo. De hecho, también vamos descubriendo a los distintos miembros de la familia, los Eternos: Destino, Muerte (Death), Sueño (Dream), Destrucción, Deseo, Desesperación y Delirio. Como curiosidad, una de las interpretaciones al nombre de la familia es que es un anagrama en la versión original: "the Endless", fonéticamente, es "D endless", la "D sin fin". Pero no sólo se habla de la familia de Sueño, sino que a lo largo de la historia van apareciendo personajes que, con sus sueños y desventuras vitales, van entretejiéndose unos con otros con Morfeo (y Muerte) como nexo común.

A través de historias, cuentos, fábulas y mil tipos de narraciones, vamos descubriendo la personalidad de Sueño, y muchos personajes de la mitología y el folclore, pero no sólo occidentales, si no de todo el mundo: Caín y Abel, Lucifer, Thor y Odín, Oberón y Titania, Hades y Perséfone... La mezcla, lejos de resultar incongruente, es todo un ejercicio de saber hacer, la amalgama resultante es increíble pero verosímil.

En su día, se hizo una serie paralela, ambientada en los años 30, y más del género de la novela negra, llamada "Sandman Mystery Theatre", con guiones de Matt Wagner y varios dibujantes.

El guión es tremendo, el cambio de dibujantes ayuda a crear los distintos momentos que se narran, hay páginas que rompen completamente el esquema normal de lectura, secundarios que han terminado teniendo serie (o incluso película) propia, como por ejemplo, John Constantine... Lectura imprescindible si eres fan de los cómics, y si no lo eres, dale una oportunidad, porque no te dejará indiferente.



Y ahora, dulces sueños
Publicar un comentario

Archivo de la bitácora