domingo, 26 de octubre de 2008

A-nerd-otario coti-di-ANO (Diarios de bicicleta 6)

Casualidad y curiosidad, resulta que aún queda fauna silvestre en Madrid. La otra noche, viniendo al curro, vi un conejo... y no de los que doy al final de las entradas, ni de los que tienen las mujeres (perdón por una ofensa anunciada). Un conejo de animal mamífero del orden Lagomorpha, familia Leporidae y llamado "Oryctolagus cuniculus" en latín. Pues iba pedaleando, subiendo la Avenida de las 13 Rosas desde Moratalaz, y antes de llegar a la tapia del cementerio veo en un lateral, unos metros más allá, un bicho de largas orejas, subiendo a la carrera por un montón de tierra y escurriéndose bajo la alambrada del punto limpio. Me asomó una sonrisa, aunque más adelante pensé en el pobre animal, viviendo estresado en Madrid, respirando la mugre que escupen las latas motorizadas, sufriendo un entorno iluminado constantemente. Espero no encontrármelo atropellado un día de estos.
Ya es un hecho que las bicis han empezado la re-conquista de las calles. Hasta con 5 ciclistas me he cruzado en cada trayecto, en el de ida al curro a las 22:30, y en el de vuelta a las 7:00. El caso es que, como parte de una gran familia, nos saludamos al cruzarnos, nos sonreímos, nos acompañamos un pequeño tramo si hay suerte. L@s enlatad@s no hacen eso...
Con la tontería del cambio horario, me ha tocado currar... bueno, estar en el curro una hora más. ¡¡ME CAGO EN EL CAMBIO DE HORA Y EN LA MADRE QUE LO PARIÓ!! Mirando el lado bueno, hoy volveré con las primeras luces a casa, y aunque eso signifique dormir con la persiana bajada a más no poder, también quiere decir que las latas que circulen a tan intempestiva hora, me verán mejor.
Y ahora cine, amiguit@s. Los últimos días en el curro han ido de ver películas (entre alertas y llamadas y otras cosas de la informática), a saber: "The Rutles, all you need is cash", "Akira", "Gosht in the shell" y "Los caballeros de la mesa cuadrada, y sus locos seguidores". Alguna se me olvida (a propósito, que conste). Reseñables todas, en la primera, parodia de la vida y obra de The Beatles, destaca la escena del pie montando en bicicleta, dentro del largometraje (footage) "A thousand feet" (o algo así). Magníficos los señores de Monthy Python, loor a ellos y a su estilo aún insuperable (pero seguido de cerca por los mangurrianes de Muchachada Nui). ¿Y qué falta por decir del maestro Otomo? Quién no haya visto estas 2 joyas del anime, bien merece ser azotado en público y sometido al escarnio popular. Hay que recordar que Akira, con 25 años a sus espaldas, sigue conservando la frescura, el espíritu de la ciencia ficción, el aspecto futurista y las frases que hoy más que nunca se oyen alrededor: "¡Me he quedado sin batería!". CINE con mayúsculas, del que por desgracia se perdió años atrás.
Y pedaleando me voy, fieles lector*s imaginarios, dejándoos con el conejo... digo, con el consejo de hoy: lo mejor que se puede hacer con los alimentos estropeados de la nevera es esconderlos bajo la cama, ya que las pelusas se encargarán de convertirlo en fértil humus para vuestras macetas de cultivo de marih... (disimulo, silbidito). Nos leemos por aquí.
Publicar un comentario

Archivo de la bitácora