lunes, 29 de diciembre de 2008

Celebrando

En estos días de excesos, compras compulsivas, disparates encadenados y noticias vacías de noticia, ¿qué se celebra exactamente?Nos excedemos comiendo con la familia, propia o ajena, parientes de toda índole y amigos selectos se unen alrededor de unas desproporciones culinarias dignas de Obélix en las 12 pruebas. Nos ponemos hasta el ojete de polvorones, turrones, mariscos, carnes, vinos y cavas. A pesar de las consabidas indigestiones, de los consejos médicos, y de los precios de las viandas en los comercios.Pasamos días recorriendo tiendas y grandes almacenes en busca del regalo perfecto para cada cuál, y nos volvemos a casa cargados como los dromedarios de los reyes magos, con trastos que sabemos de antemano que no serán del agrado del regalado, no serán usados, o desenvueltos, y desharán el camino en otros brazos para regresar al almacén o estante correspondiente. Y no ocurrirá sólo una vez, vuelven a las mentes los acontecimientos de antaño, las recurrentes imágenes plagadas de caras descontentas, de discusiones por el precio (desorbitado o insuficiente) de algo que no gusta o es inútil... (a mi me cayeron unos dinosaurios de plástico del todo a 100, cuando vestía 19 navidades).El telediario muestra vídeos de lugares incomunicados por la nieve (como todos los inviernos), carreteras llenas de coches patinando sobre hielo ("y en Estados Unidos no se recuerda un invierno tan crudo desde..." ¡desde el año pasado, cansinos!). Noticias repetidas anualmente, que quitan tiempo a las verdaderas noticias, o a las de última hora. Esta mañana, en el bucle informativo de TVE 24 horas, daban más tiempo a la "reunión pro-familia católica" de la Plaza de Colón que a las manifestaciones globales pro-Palestina. Han destacado algún altercado en Londres, con un madero dando de hostiejas a un manifestante tirado en el suelo mientras otro le sujetaba. Sí han permitido que la encargada israelí de la masacre... la ministra de no-sé-qué, se explicara justificando las bajas civiles en un ataque desproporcionado contra los terroristas de Hamás.Sin duda los gobiernos, los países, en definitiva, los que mandan, se ponen de acuerdo para seguir haciendo los que les sale de los decretos, ignorando "one more time" la voluntad del pueblo, de los pueblos, de la gente que les pone donde están. Me viene a la cabeza el discurso de V (en el comic, no en la peli), frente a las cámaras que retransmiten su imagen como el mensaje navideño de JuanCar Primero, a todas las televisiones de Inglaterra.No revelo el mensaje, que cada cuál lo lea como pueda y saque sus conclusiones. Yo seguiré preguntándome, ¿qué se celebra en estas fechas?Me despido con el conejo... digo, el consejo de hoy: polvorones de almendras con envoltorio de papel finico y turrón duro y blando, lo demás son chorradas innecesarias. ¿Turrón de arroz con leche? Come turrón, o come arroz con leche, o ambas cosas, pero no en el mismo plato... ¡Por Tutatis!
Publicar un comentario

Archivo de la bitácora