lunes, 3 de octubre de 2016

Cultura pasada

Haciendo un pequeño balance a nivel cultural de lo que han sido 2015 y 2016 para mi, veo que he vuelto a leer bastante, que he visto mucho cine nuevo (o al menos, nuevo para mi), que he ido al teatro más bien poco, pero he mantenido conversaciones de lo más variopintas e interesantes.

Centrándonos en las cosas con letras, desde Pratchett y su trilogía de los gnomos, pasando por colaboraciones como en "La tierra larga", o la relectura de "Buenos presagios". De ahí a Gaiman y su "El océano al final del camino", la adaptación gráfica de "El libro del cementerio" y el nuevo "Sandman: Overture" (y algún cómic más con él al guión). Me he ayudado a ver las cosas con otra perspectiva con "El viaje íntimo de la locura", de Robe Iniesta, y me ha revuelto las angustias "El conformista", de Alberto Moravia, hasta el punto de tener que dejar el libro con una mezcla de asco y revulsión. Las reediciones y colecciones de comics de aparición más o menos regular me están dejando el bolsillo temblando, pero bien, y me estoy sorprendiendo de nuevo con "Transmetropolitan" (y motivándome a mi mismo a seguir escribiendo mierdas sólo por el placer de hacerlo), estoy descubriendo (tarde, lo sé), "HellBlazer", sigo con los spin-offs "AIDP", "Abe Sapien" y prácticamente todo lo que lleva detrás la mano de Mignola. "DoggyBags" son pequeños chutes de historias pulp, "Dr. Slump" y "Dragon Fall" son risas apelotonadas en tomos pequeños, Usagi sigue transitando el camino del guerrero...

Y más novelas, y libros, y artículos periodísticos (mucha letra sobretodo gracias a las feministas de Píkara Magazine), y manuales técnicos (por trabajo)...

Por cierto, agradecer los últimos regalos con páginas y tinta. De momento ya ha caído entero "Una declaración de intuiciones", de Álvaro Neil, aka Biciclown.
Publicar un comentario en la entrada

Archivo de la bitácora